Seleccionar página

Después de comer, nuestros niveles de azúcar en sangre aumentan. Para contrarrestar esto, el páncreas libera una hormona llamada insulina. Parte del efecto de la insulina es promover la absorción del azúcar de la sangre y conducirla hasta los músculos y el tejido adiposo para su almacenamiento. En ciertas condiciones como la obesidad, este proceso no es del todo efectivo y puede darse una condición que conocemos como «resistencia a la insulina» aumentando así el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Algunos estudios sugieren, que la resistencia a la insulina también puede producirse por un aumento de la cantidad de sustancias oxidantes que se producen en las mitocondrias. Las mitocondrias son estructuras celulares que producen energía.

Un reciente estudio ha descubierto que la concentración de una molécula llamada coencima Q (CoQ), que ayuda a que en las mitocondrias se produzca energía en forma de ATP, era más baja en las mitocondrias del tejido muscular y graso que presentaba resistencia a la insulina. Adicionalmente, otros experimentos sugirieron que existía un vínculo entre los niveles mas bajos de CoQ y los niveles más altos de oxidantes en las mitocondrias. En el primer estudio, la reposición de CoQ en estas mitondrias, evitó que se desarrollara resistencia a la insulina (experimento en laboratorio y con ratones).

Aunque existen suplementos de CoQ, su ingesta no proporciona que esta llegue eficientemente a las mitocondrias en los humanos, por lo que aun se ha de continuar investigando tratamientos alternativos tanto para prevenir la resistencia a la insulina como para mejorar el transporte de la CoQ a las mitocondrias.

El consumo de estatinas en España ha aumentado en 12 años un 442% según datos de la agencia española de medicamentos y productos sanitarios. Si bien, su utilización ha servido para disminuir los niveles de colesterol de gran parte de la población y por lo tanto prevenir algunas patologías cardiovasculares, también es cierto, que puede tener asociado algún efecto menos beneficioso. En relación a la CoQ de la que estamos hablando, las estatinas también reducen su concentración y por lo tanto, existiría un vínculo entre el consumo de estatinas y la diabetes tipo 2.

La prevención de la obesidad llevando una vida activa y una dieta saludable, es de las mejores herramienta para evitar el desarrollo de resistencia a la insulina.

FUENTE: Mitochondrial CoQ deficiency is a common driver of mitochondrial oxidants and insulin resistance.  eLife 2018;7:e32111 DOI: 10.7554/eLife.32111

 

Pin It on Pinterest

Share This